Elegir la cámara para foto de calle

08 marzo, 2017 - Cámaras fotográficas - 4 Comentarios -

          En mi entrada anterior, comentaba sobre el momento de elegir el equipo con el que salgo a la calle, así que hoy toca hablar de esto, actualmente me suelo arreglar con un cuerpo de cámara, un objetivo montado y tal vez otro extra, excepto cuando salgo con una compacta, que aparte de la correa de muñeca no llevo otra cosa.


          Pero esto no ha sido siempre así, hasta hace unos años cargaba como mínimo con una réflex, la ultima adquisición fue una Nikon D90, con su correspondiente grip y dos baterías, un objetivo fijo Nikon de 35mm, el zoom Nikon 18-105mm que venia como kit con el cuerpo y otro zoom, el 70-300 también de Nikon, con todo ese material además necesitaba una mochila grande y como había sitio, pues añadía un juego de filtros y alguna tontería mas, los que conocen este material saben que todo eso pesa y cuando llevas montado ese 70-300 no te queda mas remedio que llevar la cámara como si se tratara de un bebé en brazos, eso o destrozarte el cuello con el peso, de todas maneras tampoco me podía quejar porque casi siempre me cruzaba con alguno que llevaba mas carga que yo.


          Aparte del incordio del tamaño y peso, es una cámara que no dispone de pantalla abatible, ahora la traen muchas réflex, por lo que no quedaba mas remedio que colocarse la cámara en la cara para hacer “el robado”, mas que robado era un atraco, a cualquiera que le apuntes con semejante cuerpo de cámara y el 70-300 con su parasol, desde luego se entera, ser discreto en esas condiciones resultaba difícil, acercarse sin llamar la atención en el momento del disparo toda una aventura, con un objetivo así tenías que mantener la distancia para no perder la naturalidad de la escena.


          Había probado con alguna compacta avanzada del momento, pero aparte de lo caras que resultaban, tenían unas características en ese momento que para el tipo de foto que yo hacía no me convencían, poca luminosidad del objetivo, apenas si podías cambiar de distancia focal sin que se quedara “ciega”, un excesivo ruido a partir de un ISO medio, baja velocidad en el enfoque, todo esto hacían que no terminaran siendo santo de mi devoción, si querías tener algún resultado decente, tenias que morir en la réflex. 


          Cuando empezaron a salir a la venta las llamadas “sin espejo”, me llamaron mucho la atención, el tamaño, la calidad cada vez mejor de los sensores, la posibilidad de intercambiar objetivos, algunas marcas tienen un anillo adaptador para poder utilizar los objetivos de las réflex en esos cuerpos, con pantallas abatibles para cualquier situación, incluso visores electrónicos de bastante calidad, lo que antes necesitaba una mochila de grandes dimensiones ahora con una bolsa pequeña de bandolera me apaño, para mi era lo que necesitaba, una cámara discreta, que no llamara la atención y que me diera una calidad razonable, al mismo tiempo y con casi las mismas características de calidad, aparecieron también como opción otras compactas avanzadas que no tenían nada que ver con las generaciones anteriores y que resuelven sin problemas para los que les gusta salir mas ligeros todavía.


          Hoy dia, mi réflex está arrinconada, poco a poco fui avanzando en este segmento de sin espejo de Nikon, mas que nada por seguir con la marca y aprovechar objetivos, mejor cuerpo, mejores sensores, objetivos, incluso alguna Fuji ha entrado en el juego a pesar de que en tamaño son un poco mas grandes, y una Sony, la compacta RX100 M3 recientemente adquirida, que me da muchas alegrías y cabe en un bolsillo.


          Así que como decía al principio, cuando salgo, lo hago con un pequeño bolso de bandolera, un cuerpo de cámara y como mucho dos objetivos, uno montado y el otro “por si acaso” dependiendo del sitio al que voy y el día que hace elijo cuerpo y objetivo, muchas veces me apaño con una Nikon 1 J5 que no dispone de visor electrónico y llevo montado un 10mm (27mm en formato 35) que es muy pequeño, esa cámara tiene la pantalla abatible y la coloco de manera estratégica para disparar sin molestar a nadie, el otro objetivo que suelo llevar de pareja es un zoom 30-110 (80-300 mm), otra combinación que suelo hacer es una Fuji X-T10 y un 35mm (algo mas de 50mm) después de tiempo usándolo creo que debería de haber comprado el 23mm (35mm ) pero una de las cosas que valoro mucho es la rapidez de enfoque y de ese 35mm me hablaron muy bien y con razón, así que me decidí por él. También en ocasiones hago retratos por la calle, para esos momentos utilizo una Nikon 1 V1, que dispone de visor electrónico, un anillo adaptador de objetivos APSC y un 55-200 (150-540mm).... ya sé, un cañón en miniatura.


¿Y tu? ¿Que cámara usas?


Deja un comentario